El ferrocarril del Bidasoa, conocido como tren Txikito, nació en 1898 como tren minero para comunicar Irún con las minas de Endarlatsa en Navarra.

El trazado, hoy en desuso, se ha convertido en vía verde de un total de 35 kilómetros, desde Oieregi hasta Endarlatsa con el río Bidasoa como compañero de viaje.

A lo largo del recorrido encontraremos magníficos paisajes de verdes prados salpicados de caseríos, pintorescos túneles, pueblos típicos e incluso algún búnker olvidado. A pie o en bici, siempre resulta una ruta fácil y agradable, con un perfil prácticamente llano.

La vía comienza en Oieregi para llegar en su primer tramo hasta la bonita plaza de Legasa, rodeada de enormes casonas. Posteriormente enlaza con el río Bidasoa acompañado de una frondosa arboleda hasta Doneztebe/Santesteban. Este tramo es utilizado, a menudo, por vehículos a motor y paso de ganado, por lo que hay que tener cuidado. Antes de llegar a Sunbilla la ruta atraviesa 3 túneles envueltos por un tupido bosque.

En dirección a Bera, se pasa por las antiguas estaciones de Igantzi y Lesaka, de las que ya no queda nada. En esta zona se conserva un búnker de la guerra civil. De Bera destacar su precioso casco antiguo, que deja paso a la vía, encañonada entre el río y las empinadas laderas de los Pirineos, hasta Endarlatsa. De allí, se adentra a tierras guipuzcoanas para llegar hasta Behobia (Irun), llegando al final del trayecto del tren Txikito.

Podcast de la Vía Verde del Bidasoa

01 ene - 31 dic

2021