El Reino de Navarra organizó la defensa desde diferentes atalayas como Rocaforte, Sangüesa y Aibar. Eran pequeños castillos, torres y recintos amurallados. Rocaforte fue el enclave más importante en la defensa de la entrada a Pamplona-Iruña. Hoy solo queda el cerro donde se levantaba esta fortaleza que tanto codiciaron los pretendientes invasores del reino.

Ruta de medio día.

22 mar - 21 dic

2021