Horra, horra, gure Oltentzero...

Ay, el Olentzero, menudo pícaro es. Verlo desfilar el 24 de diciembre por las calles de las ciudades y pueblos navarros es una tradición que no te puedes perder. Este simpático carbonero, gran comedor y borrachín, simboliza la época de lo bueno, que empieza, precisamente, con el solsticio de invierno.

El desfile varía por localidades. A veces el Olentzero es un hombre caracterizado y otras un muñeco. Llega desde el monte para anunciar el nacimiento de Jesús, unas veces viene acompañado de Mari Domingi y otras, son los los zanpantzar y sus cencerros quienes avisan de su llegada. El será el encargado de dejar los regalos de Navidad a muchas familias navarras, antes de la llegada de los Reyes Magos de Oriente.

Si quieres vivirlo de la manera más tradicional, entonces tu destino es Lesaka, de donde es originario. Aquí organizan un concurso de Olentzeros en la mañana del día 24 y por la tarde el Olentzero ganador sale en pasacalle por el pueblo acompañado de la banda de música.

Pendiente

24 dic

2021