Ruta por Irati - Orreaga/ Roncesvalles

Ruta por Irati - Orreaga/ Roncesvalles

La puerta del Camino, Pirineo puro y hayedos espectaculares

Orreaga/Roncesvalles, qué enclave tan pequeño y tan bonito. Y especial, que para algo es la puerta de entrada del Camino de Santiago en la Península. Por eso desde allí arranca el peregrinaje de tantas y tantas personas cada año. Visita muy recomendada por su relevancia arquitectónica —esto es gótico francés del bueno—, por la belleza del entorno y por su importancia histórica. Y allí muy cerquita dos pueblos-calle jacobeos con esencia pirenaica: Auritz/Burguete y Aurizberri/Espinal.

Y un poco más abajo, desde Zubiri puedes subir al embalse de Eugi junto al extenso bosque de Quinto Real. Es uno de los parajes naturales por los que no te importará perderte un rato si lo que buscas es tranquilidad y aire puro.

 

  • La puerta del Camino, Pirineo puro y hayedos espectaculares

    Irati, el rey de los bosques

    Y para paisajes bonitos, nada como poner rumbo a la Selva de Irati: un imprescindible de Navarra se mire por donde se mire. Un hayedo espectacular con varias rutas de senderismo, que cambia sus tonos en cada estación y en cuyas entrañas se encuentra el embalse de Irabia. Para acceder tienes dos opciones: el Valle de Aezkoa, conocido por sus hórreos; o el Valle de Salazar, en el que se encuentra Ochagavía, uno de esos «pueblos que hay que ver». Cualquiera de estos planes puedes hacerlos con grandes y peques, así que no te cortes. 

     

    Más información sobre Irati
  • La puerta del Camino, Pirineo puro y hayedos espectaculares

    Senderos y bici por doquier

    De nuevo en esta zona, senderos por doquier. Uno que no te puedes perder el que bordea el embalse de Nagore. Ah, y si decides recorrer la zona a dos ruedas te recomendamos dos cicuitos BTT: el de Irati y el circuito de Eremua.

    Todo sobre el senderismo y la BTT

Gastronomía en el Pirineo

Últimas recomendaciones de tintes gastronómicos. Los platos que aquí no fallan son los ricos chuletones, las costillas de cordero y los guisos de caza —las palomas en otoño son cosa fina—, además de hongos y truchas. Y si te pasas por Aoiz, la costrada, un pecado muy muy dulce.