Escapadas urbanas

Escapadas urbanas

Conoce la Navarra más urbana: el encanto de las ciudades navarras

Hacer turismo urbano en Navarra es saber aprovechar cada gota de tiempo lejos de la rutina.

Si te decantas por Pamplona, su patrimonio histórico de primera, el casco antiguo repleto de iglesias medievales, su ambiente y sus espacios verdes seguro que te sorprenden. Y más aún si lo completemos con el esplendor de sus murallas medievales, su gastronomía —con mención especial a los pinchos— y su magnífica oferta cultural.

Si optas por acercarte a urbes más pequeñas, como Tudela o Estella-Lizarra tienes a tu alcance un legado cultural increíble para recorrer con mucha tranquilidad, que además puedes combinar con gastronomía, naturaleza y planes más tranquilos. Porque un fin de semana da para mucho.

Y ya verás como vas descubriendo otros planes durante tu escapada, te quedas con las ganas y ¡quieres volver!

Pamplona, la capital del Reyno

Y el sitio perfecto para tu escapada de fin de semana. O para irte de puente, según el calendario.

Porque Pamplona da mucho de sí:

  • Una gastronomía de toma pan y moja con los pinchos como protagonistas.

  • Un patrimonio histórico de 10 y zonas verdes a montones.

  • Una vida cultural que nunca para en una ciudad llena de inquietudes.

  • Y los Sanfermines, Patrimonio Inmaterial de la UNESCO, conocidos en todo el planeta.

Y ojito, porque esto es solo el principio… 

Te lo contamos todo en una página muy muy completa.
 

Para saber por dónde te mueves

Recorre Pamplona siguiendo el plano de la ciudad.

Tudela, la segunda en importancia

Tudela, la segunda en importancia

Justo después de la capital. Una ciudad con encanto nacida entre la aridez de las Bardenas y el verde intenso de su huerta.

De historia va muy bien, y es que fue fundada en el año 802 bajo el dominio musulmán aunque aquí convivieron durante cuatro siglos musulmanes, judíos y mozárabes, que aportaron un mestizaje cultural que aún hoy se refleja en sus calles. De ahí que forme parte de la Red de Juderías de España-Camino de Sefarad.

Más tarde llegaron los cristianos que remataron la faena convirtiendo la ciudad en una verdadera joya artística. No te pierdas su Plaza de los Fueros, la espectacular catedral, sus iglesias y palacios, pasadizos, murallas y atalayas. 

Porque Tudela es una ciudad con mucho encanto y para recorrer a pie, en la que la historia se combina además con la buena mesa. ¿Sabías que es la reina de las verduras? De la vega del Ebro llegan las más tiernas alcachofas, espárragos, cogollos, borrajas y cardos. Y con una combinación de varias de ellas, su plato estrella, la famosa menestra. 

También es tierra de fiestas y tradiciones. Festeja a su patrona, Santa Ana, del 24 al 30 de julio, y son de Interés Histórico-Cultural las fiestas conocidas como El Volatín y la Bajada del Ángel, que se celebran en Semana Santa.

  • Tudela, la segunda en importancia

    Catedral de Santa María

    Es monumento nacional desde 1884, de estilo gótico y con tres imponentes portadas, entre las que destaca la espectacular Portada del Juicio, mezcla de románico y gótico.

    No te pierdas tampoco su claustro románico al que puedes acceder desde el Museo de Tudela, ni la barroca capilla de Santa Ana, patrona de la ciudad.  

  • Tudela, la segunda en importancia

    Plaza de los Fueros

    De parada obligada, se trata del corazón de Tudela.

    Fue coso taurino, dispone de kiosco central y las fachadas de sus casas muestran escudos de los pueblos de la Ribera. Está presidida por la Casa del Reloj, testigo de excepción de todos los acontecimientos de la ciudad: la Semana Santa o el Baile de la revoltosa, entre otros.  

  • Tudela, la segunda en importancia

    Palacio del Marqués de San Adrián

    Ni más ni menos que el mejor palacio renacentista de Navarra. Y es que tiene un poco de todo: patio de luces, alero espectacular, murales y siglos de historia en la que aparece el mismísimo Goya, que retrató al marqués y cuya obra podemos ver en el Museo de Navarra.

    Y otro ejemplo a destacar es el Palacio del Marqués de Huarte, con una fachada profusamente decorada y una doble escalera imperial, considerada la más bella de Navarra.

  • Tudela, la segunda en importancia

    Iglesia de la Magdalena

    Declarada Bien de Interés Cultural —y ya van tres—, conserva una esbelta torre de 3 cuerpos, una de las pocas románicas del Reyno. Su portada también románica, da acceso a un interior en que descubriremos un bonito retablo plateresco.

    Aprovecha para conocer el barrio de la Judería Nueva y disfrutar del entramado de sinuosas callejuelas que giran en torno a la calle San Miguel.

  • Tudela, la segunda en importancia

    Puente del Ebro

    El puente del Ebro es la primera muestra de arquitectura civil medieval que se puede encontrar en Tudela, entrando por la NA-134 desde Pamplona. Cuenta con 17 arcos ojivales de medio punto y 360 metros de longitud y ofrece una de las mejores panorámicas de Tudela. Ha sufrido múltiples remodelaciones para resistir el embate del Ebro, el río más caudaloso de Navarra.

    Su importancia estratégica fue tan grande que Tudela lo tomó como símbolo y blasón de la ciudad.  

  • Tudela, la segunda en importancia

    Torre Monreal

    Antigua torre de defensa del S.XIII desde la que contemplar unas vistas que quitan el hipo.

    Se trata de un edificio hexagonal de ladrillo que conserva de la época medieval el aljibe, un depósito subterráneo destinado a guardar agua potable procedente de la lluvia.

    La última reforma lo convirtió en la primera cámara oscura de Navarra y en un centro de interpretación con paneles explicativos sobre las culturas que han convivido en la capital ribera: la judía, la musulmana y la cristiana. Así que es una visita de lo más aconsejada.

  • Tudela, la segunda en importancia

    Museo Muñoz Sola de Arte Moderno

    Si eres aficionado a la pintura, especialmente a las obras realizadas en la segunda mitad del siglo XIX, pásate por aquí. El pintor local César Muñoz Sola, retratista que también cultivó otros géneros como el paisaje, el bodegón y las naturalezas muertas, destaca por su exquisita calidad técnica vinculada al Realismo y del Impresionismo francés.

¡Cuántos monumentos hay para ver en Tudela!

Ubica todos estos monumentos en el plano.

Fiestas y actividades en Tudela

Esta ciudad tiene una oferta de lo más completa para que no te aburras ni un minuto. Dos fiestas de interés turístico en Semana Santa como el Volatín y la Bajada del Ángel, en primavera las estupendas Jornadas y Fiesta de las verduras, sus súper fiestas patronales en julio, y en otoño el Festival de Cine Ópera Prima Ciudad de Tudela. Y además muchas otras propuestas que te contamos aquí.

Quiero conocer todas las propuestas de Tudela

Ver todos los planes de Tudela
Estella-Lizarra, la estrella medieval del Camino

Estella-Lizarra, la estrella medieval del Camino

Finalizamos el trío de ciudades navarras con esta maravilla de valor cultural inmenso.

Una ciudad cuyo nombre en euskera significa estrella. Como las que integran la Vía Láctea que guiaba a los peregrinos en su caminar. Y es que palpas su ambiente jacobeo por todas partes; peregrinos, símbolos, puentes, iglesias y palacios por doquier. Quizás por eso la apoden "La Toledo del Norte". Además, su judería -fue la tercera en importancia después de las aljamas de Tudela y Pamplona-, envuelve toda la ciudad. Por eso también forma parte de la Red de Juderías de España - Caminos de Sefarad.

Apunta estas tres joyas románicas: el Palacio de los Reyes de Navarra, el claustro de San Pedro de la Rúa y la portada de San Miguel.

Aunque es pequeña, es una buena opción perfecta para una esacapada tranquila que te permite combinarla con otros imprescindibles del entorno: los monasterios de Iratxe e Iranzu, y los paisajes de la sierra de Urbasa, entre los que se encuentra el impresionante Nacedero del Urederra.

Escápate un fin de semana, prueba su cochinillo asado, sus verduras, y si te gusta el dulce llévate para la vuelta unas deliciosas rocas del Puy.

 

  • Estella-Lizarra, la estrella medieval del Camino

    Iglesia de San Pedro de la Rúa

    Encaramada en un alto desde el que domina la ciudad, este templo nos recibe con un bello pórtico del siglo XIII, de arcos lobulados de influencia árabe y rica ornamentación, una imponente torre, y un interior que alberga entre otros, la capilla de San Andrés, patrón de la ciudad, y un claustro del siglo XII, que está considerado uno de los conjuntos de mayor riqueza escultórica del románico navarro.

    Y no pases por alto un capricho excepcional de una de las crujías de este claustro, que se repite en El Burgo de Osma y en Santo Domingo de Silos: las cuatro columnas torsas entrelazadas en las que se apoya la arquería central.

  • Estella-Lizarra, la estrella medieval del Camino

    Palacio de los Reyes de Navarra

    En la coqueta plaza de San Martín se alza el Palacio de los Reyes de Navarra, único ejemplo del románico civil de Navarra que fue declarado Monumento Nacional en 1931.

    Es del siglo XII y tiene una bella y armoniosa fachada, articulada en tres cuerpos; en el inferior presenta una galería de robustos arcos de medio punto, y en el superiorgrandes ventanales, divididos por cuatro arquillos apoyados en finas columnas con capitel. Observarás además dos torreones, y en las columnas de los extremos dos capiteles historiados, uno de los cuales representa la lucha de Roldán y el gigante Ferragut. Una joyita que bien merece un alto en el paseo.

    Tras la restauración realizada en 1975, el palacio se convirtió en sede del Museo del pintor Gustavo de Maeztu.

  • Estella-Lizarra, la estrella medieval del Camino

    Iglesia de San Miguel

    Se ubica en la margen izquierda del río Ega, en el barrio de San Miguel, lugar en el que convivieron francos y navarros, y que surgió en Estella-Lizarra en la segunda mitad del siglo XII.

    Destaca su portada norte, con uno de los conjuntos escultóricos más representativos del románico tardío, en cuyo tímpano aparece el Cristo en Majestad, rodeado por los símbolos de los cuatro evangelistas, la Virgen y San Juan como intercesores en el momento del Juicio. 

    El aspecto exterior del edificio es grandioso; ofrece volúmenes contrapuestos, como los de la torre barroca situada en la cabecera y la mole pétrea de la torre medieval ubicada a los pies de la nave.

  • Estella-Lizarra, la estrella medieval del Camino

    Y por si no hay iglesia que se te escape

    No dejes de ver la portada del siglo XIV de la iglesia del Santo Secpulcro, las puertas de la iglesia de San Juan Bautista, la iglesia de Santa María Jus del Castillo, donde se ubicaba la antigua sinagoga, y la Basílica del Nuestra Señora del Puy, patrona de la ciudad.

    Y es que Estella-Lizarra tiene arte para dar y tomar...

  • Estella-Lizarra, la estrella medieval del Camino

    También abundan los palacios

    Callejea tranquilamente y descubrirás bellos palacetes y casonas, como el palacio de los Eguía (XVI), sede de la actual biblioteca, la mansión señorial de los Ruiz de Alda (XVII), la casa Fray Diego,  casa de cultura de la ciudad, el palacio del Gobernador (XVII), actual Museo del Carlismo, y una serie de antiguos arcos góticos que daban entrada a tiendas y hospederías jacobeas.

    No te pierdas la calle Mayor, con sus edificios blasonados y un palacio barroco del siglo XVIII en el número 41.  Ni tampoco el edificio de la Estación (1927) que fue estación del ferrocarril de vía estrecha, para pasar a ser actualmente la estación de autobuses.

  • Estella-Lizarra, la estrella medieval del Camino

    Las fiestas, que no falten

    El 25 de mayo, Estella-Lizarra festeja a su querida Virgen del Puy, patrona de la ciudad. Si visitas la ciudad a finales de julio, la encontrarás engalanada como en la Edad Media para celebrar la Semana Medieval, y el viernes anterior al primer domingo de agosto comienzan 7 días de animadas fiestas patronales.

    La segunda quincena de septiembre podrás acudir a la Semana de Música Antigua y en torno al 30 de noviembre y coincidiendo con fin de semana, se celebra la feria de ganado y artesanía de San Andrés.

  • Estella-Lizarra, la estrella medieval del Camino

    ¿Y de gastronomía, que se ofrece?

    Te cantamos el menú: verduras de temporada, pochas, garbanzos, trufa, ajoarriero, cordero al chilindrón y gorrín asado. Entre los postres típicos a elegir alpargatas (pastel de hojaldre), rocas del Puy (de chocolate y avellanas), tarta de Santiago, sanchicos (bombones rellenos) y para terminar un rico queso con DO Idiazabal .

    Y no olvides que estamos en tierra de buenos caldos, así que si lo deseas podrás visitar alguna de las bodegas cercanas.

¿Quieres ver todo lo que te ofrece Estella-Lizarra?

Muévete por la ciudad consultando el plano.

Fiestas y actividades de Estella-Lizarra

Una animadas fiestas patronales, el interesante Festival de Música Antigua, el mercado medieval, y para despedir el años las fiestas de artesanía y ganado de San Andrés, son alguno de los eventos que vive la ciudad. Y además, muchas otras actividades para que disfrutes.

Quiero conocer todo lo que me ofrecen en Estella-Lizarra

Ver todos los planes de Estella-Lizarra
  • Fiestas de Estella-Lizarra

    Pendiente

    30 jul - 05 ago

    Fiestas de Estella-Lizarra

  • Flamenco On Fire

    25 ago - 29 ago

    Flamenco On Fire

  • Museo Gustavo de Maeztu

    01 ene - 31 dic

    Museo Gustavo de Maeztu

Pst, pst… por aquí tienes más planes:

Más ideas para tu estancia en Navarra

Que sepas que, aunque aquí te hemos hablado de escapadas urbanas, Navarra te ofrece muchas opciones para una escapada corta. Te dejamos alguna por aquí.

  • Gastronomía

    Gastronomía

    Los pinchos, la verdura de la huerta y una cocina reconocida internacionalmente van a hacer las delicias de tu escapada. Quizás vuelvas con algún kilo de más pero eso sí, inmensamente feliz.

  • Cultura

    Cultura

    Miles de años de historia nos regalan una estampa en la que predominan castillos, catedrales, recintos amurallados y monumentos a tutiplén. Una recomendación: haz esta inmersión cultural en compañía de guías oficiales, realmente vale la pena.

  • Wellness y bienestar

    Wellness y bienestar

    Un paseo en el bosque para respirar aire puro, sumergirte en aguas termales o descansar en un hotel con encanto son los mejores aliados para recargar pilas en Navarra.